¡Estoy jugando Fútbol!

Parte del equipo de Fútbol.

El estrés y la angustia de los venezolanos desde hace años es continua y amenazante. Y aunque ya no estoy en Venezuela donde se vive la peor tragedia humanitaria desde que somos República, estar fuera tampoco la elimina.

Soy parte de los afortunados, de los que no les alcanzará la vida para agradecer el haber tomado la decisión en el momento en que lo hicimos, aunque eso significara acabar con mi carrera profesional. Mi familia está bien y eso es lo que importa ahora.

Desde que llegué a Guayaquil he estado entre el papeleo y la burocracia de dos países, en el ser ama de casa, mamá y esposa y en el preocuparme por los míos en Venezuela… He estado acumulando tantas cosas que, a finales del año pasado, me enfermé y no supimos exactamente de qué porque no salió nada en los chequeos y análisis médicos. Pero en el fondo sabía que era el no parar, el estrés continuo y la angustia por cosas que no podía solucionar.

Sumado a lo anterior, también estaba mi peso. El comer era el alivio a la angustia y a la ansiedad. Así que además de parar el pico, necesitaba ejercicio.

Varias mamás de la escuela de mis hijos me invitaron al equipo de fútbol, así que me organicé e hice espacio en la rutina matadora que tenemos en casa para que el martes y jueves se detuviera todo y poder ir a entrenar.

No sólo he bajado de peso y recuperado la movilidad y la energía. He ganado confianza y he ganado amigas. Amigas tan necesarias en estos momentos, amigas que me enseñan a amar un deporte que en mi vida pensé jugar y amigas que me hacen sentir como en casa.

Aunque ya tengo casi tres años fuera, no es fácil ser una inmigrante venezolana en Latinoamérica en este momento de crisis migratoria, pero el fútbol lo ha hecho más fácil.

¡Hoy Ganamos!

P.D. Y con esas amigas, jugando en equipo, he perdido y he ganado partidos.
P.D. 2 ¡Tenemos un entrenador de lujo!

Bookmark the permalink.

2 Comments

  1. Que bonito lo que escribiste. Se lo lei a mis hijas. Soy tambien una mama futbolera.. sigue adelante.

  2. Pues el deporte siempre abre puertas, donde sea que estés en el mundo. Es algo maravilloso que además te mantiene saludable. Bienvenida a ésta tierra que está acogiendo a tantos, pero que en su momento también despidió a miles! Y hay que seguir!, dando un paso a la vez. Muchos éxitos a tu equipo, del que también soy parte, y mucha fortuna para los tuyos. Nos vemos los martes y jueves, donde las rutinas las dejamos a un lado, para convertirnos en super campeonas!. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *